La inversión de los empresarios taiwaneses en El Salvador no supera, a lo largo de 70 años, 18 millones de dólares, según dio a conocer el presidente del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (Proesa), Sigfrido Reyes, por lo que se mostró a favor de fortalecer las relaciones con China Popular, “que tiene mercados más amplios para los productos salvadoreños”. Así lo manifestó en la entrevista La Noche con José Luis Solórzano, de Órbita Tv, el miércoles 13 de marzo de 2019.

“¿Dónde está la inversión taiwanesa?”, se preguntó el funcionario, luego de conocer que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) aceptó este mismo día una demanda del sector azucarero salvadoreño que dejó sin efecto el rompimiento de un TLC con China Taiwán.

Reyes afirmó que el gobierno de El Salvador “hizo los procedimientos correctos”, de acuerdo a la Constitución de la República, para iniciar y para finalizar el Tratado de Libre Comercio entre ambas naciones, y agregó que ahora desconoce “cómo se va a revivir el muerto”, en alusión a que el Tratado ya no está vigente.

De nuevo cuestionó “¿cuál sería la figura jurídica para revivir algo que ya está muerto?”, y a la vez manifestó que el tema debería ser cómo El Salvador potencia la relación “con un gigante económico como China Continental versus mantener una política trasnochada con un actor (China Taiwán) que nos ha privado en 70 años de avanzar en temas científicos, tecnológicos y otros con los que pudiéramos habernos beneficiado con China”.

“Se debe ver (esta relación) con un sentido de Nación y dejar atrás divisionismos que nos han hecho mucho daño”, expresó.

De igual forma, agregó que El Salvador ha avanzado en conversaciones con China para que compren azúcar por arriba de lo que por ahora los azucareros locales comercializan con Taiwán, y que dio motivo a la resolución de la Sala. Según manifestó el también dirigente del FMLN, China ofrecería mejores condiciones al mercado azucarero, y resaltó que países como Nicaragua, Panamá, Guatemala y Honduras en la región han tenido más oportunidades económicas debido a su alianza con el gigante asiático.

“Vale la pena recordar que en China hay una población de clase media que demanda servicios y productos que nosotros podemos producir y exportar, en gran volumen”, señaló. También aceptó que tener acuerdos con China implica que “no se pueden tener acuerdos jurídicos con una provincia que se ha separado del territorio continental (Taiwán)” y que mientras estos pueblos definen su situación, el gobierno salvadoreño debía tomar decisiones, y que por ello abrió relaciones con uno y las cortó con otro.

Siempre sobre los beneficios de haber mantenido acuerdos con Taiwán, dijo que estos fueron modestos y que el que más se lucró “fue la tesorería del partido ARENA”. Sin embargo, agradeció a la cooperación taiwanesa pero minimizó sus acciones: “donaban equipo, semillas, paquetes… y de una sola decisión, China Popular comprometió 150 millones de dólares no reembolsables para entregarlos en 3 años”, valoró.

“En su momento agradecimos al pueblo de la isla de Taiwán pero estamos ante un interés de Nación, de abrirnos paso en un concierto muy complejo, competitivo”, reiteró.

Por otra parte, advirtió que no es necesario que El Salvador se meta a un pleito que no nos pertenece y que nos puede llevar a ser pieza de un enfrentamiento geopolíticos de terceros, en detrimento de nuestro país, agregó. (Segundo bloque de la entrevista)


Te puede interesar