Una investigación publicada recientemente por el periódico digital El Faro revela que la actual administración del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, ha utilizado cerca de $150 millones de la partida de gastos reservados de Casa Presidencial.

La investigación sostiene que la administración de Sánchez Cerén ha impedido que la Corte de Cuentas de la República (CCR) audite el uso de ese dinero.

“Cuando faltan seis meses para que Salvador Sánchez Cerén acabe su mandato, el principal responsable de la partida de gastos reservados de Casa Presidencial confirma un bloqueo que impide a la Corte de Cuentas de la República (CCR) auditar el uso de esta partida secreta, que al cabo de cuatro años ha acumulado $147.96 millones en gastos. Manuel Melgar, el secretario privado de la Presidencia, el funcionario de confianza del presidente dijo a El Faro que esta partida no podrá auditarse “porque son (gastos) reservados”.

Cabe recordar que esa partida secreta de Casa Presidencial fue utilizada por las administraciones de Antonio Saca (2004-2009) y de Mauricio Funes (2009-2014) para sustraer fondos públicos y con ello satisfacer los lujos de los presidentes, pagar cirugías plásticas, comprar viviendas, realizar viajes por todo el mundo, entre otras cosas, afirma la Fiscalía General de la República (FGR).

Saca ya fue capturado en 2016, mientras que Funes aún sigue prófugo, gozando de la protección del presidente nicaragüense Daniel Ortega. La publicación de El Faro sostiene que, cuando Saca fue capturado, Sánchez Cerén ya había utilizado $100 millones los fondos de la partida de imprevistos.

Según la publicación, en junio de 2018, en respuesta a una solicitud de información, la Presidencia de Sánchez Cerén contestó que la Unidad Financiera NO lleva controles de los gastos secretos del presidente. A la solicitud de reportes contables y facturas sobre el uso de $147.96 millones.