Un terrible accidente de autobús ha llevado la tragedia a China. El siniestro, grabado por las cámaras, se produjo cuando el conductor, sin dejar los mandos del vehículo, discute con una pasajera que le decía que no la dejó en la parada que ella quería. Finalmente, el conductor acaba perdiendo el control del autobús, que se precipita desde lo alto de un puente.

Los equipos de rescate chinos han recuperado hasta el momento 15 cuerpos y continúan la búsqueda de dos personas desaparecidas.

El autobús, que ha sido recuperado, quedó sumergido a 71 metros bajo el agua.

La investigación estableció que el día del hecho el autobús hizo un cambio en su ruta y por eso no se detuvo en la parada que necesitaba la mujer. Otros pasajeros que viajaron esa fecha en el bus afirmaron que el conductor había anunciado sobre ese cambio a través de los altavoces.