Según el reconocido abogado y analista político, Nelson García, a juzgar por el resultado de todas los sondeos de opinión levantados por prestigiosas casas encuestadoras nacionales e internacionales, no cabe la menor duda de que el candidato por la Alianza NUEVAS IDEAS-GANA-CD, Nayib Bukele ganará la Presidencia de la República en la primera vuelta de las elecciones del próximo 3 de febrero.

“Yo sí creo que la mayoría de salvadoreños ya decidieron dar su voto al señor Bukele; solamente que se dieran otros factores como un fraude y compra de votos pudiera emparejarse la situación”, dijo García.

García refuerza los resultados de las encuestas a favor del candidato de “La Golondrina” con lo que la gente expresa en las calles, plazas y mercados y otros lugares públicos, en los que él se mueve todos los días, en razón de su trabajo, compras o esparcimiento.

“Eso lo he podido comprobar en todos los lugares que visito a diario, sean mercados u otros espacios públicos, donde los candidatos solo llegan cuando andan en campaña política, que la decisión de la población es firme hacia la candidatura del señor Bukele”, dijo en exclusiva a este periódico digital.

Otro aspecto, que según él, está haciendo que cada día crezca más el apoyo para Nayib es el hecho de la campaña sucia y propuestas negativas que sus contendientes hacen, que lo único que logran es darle impulso en detrimento de la popularidad de los otros candidatos.

“Y los que le están echando más leña al fuego son los de ARENA, con esa campaña sucia, que en vez de propuestas apetecibles para el electorado, ha recurrido a su estrategia de siempre de atacar y denigrar a sus contrincantes, solo que ahora se ha olvidado del FMLN y se ha enfocado en Bukele”, agregó García.

El abogado explicó que esto ya se veía venir, mucho antes de que Bukele se lanzara a buscar la presidencia y porque ARENA adelantó su campaña desde mucho antes de sus elecciones internas, lo cual empezó a gestar su apoyo hacia aquél, que aún no era Nayib, que consideraba una tercera opción frente a las dos fuerzas predominantes, lo cual se expresó en las redes sociales, debido a que no cuenta con la simpatía de los medios de comunicación tradicionales.

“Consecuentemente a medida que fue tomando efervescencia en la mentalidad del pueblo, en general, se fue manifestando que había una fuerza que se destacaba más que las demás, que no tenía que ver con Bukele. Él ha venido a representar como un símbolo de un pensamiento general, pero no es que él lo haya provocado, es que todos los inconformes hemos encontrado que es una vía para demostrar que somos más lo que estamos inconformes con la forma en que se ha manejado este país”, concluyó.