La Fiscalía General de la República ha solicitado al Juzgado 7o. de Instrucción de San Salvador que envíe a juicio a siete agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), un subinspector y cuatro pandilleros, procesados por tráfico de objetos prohibidos, incumplimiento de deberes y agrupaciones ilícitas.

La audiencia se había señalado desde junio e implicó una gran logística para instalarla, pero fue aplazada por la incomparecencia injustificada de los defensores públicos de algunos imputados. Se informó que la diligencia se iba a realizar de forma virtual y presencial, incluso se había trasladado a los reos de algunos penales y las conexiones virtuales con los reclusorios de Ciudad Barrios y San Francisco Gotera ya estaban listas.

Los agentes están guardando detención desde septiembre del año pasado, junto a los pandilleros, mientras que el subinspector está con medidas.

El Ministerio Público señala que los policías que hacían labores de bartolineros en el recinto conocido como “El Penalito”, celdas que tiene la Policía para reos procesados en los tribunales, son señalados de haber introducido teléfonos celulares, chips y marihuana, a pandilleros que estaban guardando prisión.

Esa actividad ilícita, supuestamente la realizaron entre marzo y junio de 2017, según la información que proporcionó una persona que fue detenido en esas bartolinas y dijo que los agentes policiales cobraban diversas cantidades de dinero, dependiendo del tipo de teléfono; a veces cobraban $300 y hasta $500. La informante manifestó a la Fiscalía que se hacían paquetes de teléfono, chip y marihuana.