Ernesto Muyshondt hizo el encendido solo para decir que 150 mil personas fueron a verlo, cuando los salvadoreños querían era ver el arbolito de navidad; todo es por un interés personal.

 

Es curioso que no le alcance el dinero de la alcaldía para pagar la luz del encendido del arbolito de navidad; pero si le alcanza para tener una vida llena de lujos.

El interés en invertir en labor social es poca, al parecer Muyshondt solo quiere el dinero para sus intereses personales; no quiso invertir en el mercado cuscatlán y ahora no quiere pagar recibos de luz por el iluminado de navidad.